1-8 Mis Dos Naturalezas

1-8 Repaso de Mis Dos Naturalezas

Esta lección se basa en la discusión de mis dos naturalezas introducidas en la lección 1-5.

Comprender cómo interactúan mis dos naturalezas sentará las bases para estudiar permanentemente en las siguientes lecciones.

1)  Los siguientes tres diagramas representan tres condiciones espirituales.



Diagrama A 

Retrata a Adán como Dios quiso (antes de pecar) y a Jesús mientras que mientras que estaba en el mundo (nunca pecó).

Jesús fue llamado el segundo Adán, porque Jesús, un Espíritu que da vida, fue el plan de Dios para salvar a la humanidad debido al pecado de Adán. 

1 Corintios 15:45 ... «El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente»; el último Adán, en el Espíritu que da vida. 

Génesis 1:27  Y Dios creó al ser humano a su imagen; ...

Génesis 2:7  Y Dios el Señor ... sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.

Génesis 1:31  Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno.

Romanos 5:14  ... Adán, quien es figura de aquel que había de venir.

Filipenses 2:5-7  … Cristo Jesús, … se rebajó voluntariamente, … haciéndose semejante a los seres humanos.

Hebreos 4:15  (Jesús) ... ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado.




Diagrama B

Representa al incrédulo que nació como descendiente de Adán y está muerto espiritualmente, representado por el círculo oscuro en el medio, que indica el espíritu sin Dios.

El árbol oscuro representa la naturaleza humana corrompida, y la cadena que se extiende desde el árbol ilustra que esta persona está atada a la naturaleza pecaminosa.

Como incrédulo, mi naturaleza pecaminosa es una barrera que me separa de Dios. El propósito de Dios para mostrarnos el pecado es para que lo reconozcamos, lo reconozcamos ante Él y lo dejemos perdonarlo para que Él pueda convertirnos en la imagen de Su Hijo. Él continuamente corteja y llama al incrédulo a venir a él.

Romanos 3:23  Todos han pecado y están privados de la gloria de Dios,

Romanos 3:10-12  ... «No hay un solo justo, ni siquiera uno; ... nadie que busque a Dios.  Todos se han descarriado, a una se han corrompido.  No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo!»

1 Corintios 15:22  … en Adán todos mueren, ...

Efesios 2:12  ... sin esperanza y sin Dios en el mundo.

Pensamiento:  Dios solo puede aceptar lo perfecto, sin defecto.  Nada de origen humano tiene esa calidad.  La naturaleza humana está desprovista de la vida de Dios.  Solo Dios puede hacer lo perfecto.


 



Diagrama C

Me representa como un creyente que ha puesto mi fe en Cristo como mi Salvador, y en ese momento el Espíritu Santo entró en mi vida y reside en mi espíritu.

Mientras que el Espíritu Santo reside en mí, también lo hace la naturaleza pecaminosa, que no se mejora, cambia ni se renueva y por sí sola no puede producir frutos aceptables y agradables a Dios. Sin embargo, mientras camino en el Espíritu, no cumpliré los deseos de mi carne o de la naturaleza humana pecaminosa.

Gálatas 4:6  Ustedes ya son hijos. Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: «¡Abba! ¡Padre!» …

Gálatas 5:16  Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa.


2)  Dios utiliza las plantas para mostrarnos la vida humana.



Jeremías 17:7-8  »Bendito el hombre que confía en el Señor, y pone su confianza en él.  Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes.  En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto

Salmo 1:3  Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera!.

Mateo 7:17-18  ... todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo.  Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno.

Gálatas 5:22-23  … …, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.

2 Pedro 1:4  y recibamos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes, …

Jeremías 17:5-6  Así dice el Señor: «¡Maldito el hombre que confía en el hombre!  ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del Señor!  Será como una zarza en el desierto: no se dará cuenta cuando llegue el bien.  Morará en la sequedad del desierto, en tierras de sal, donde nadie habita. 

Mateo 7:17-18  ... todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo.  Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno.

Gálatas 5:19-21  Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



3)  Santiago nos dice que las dos naturalezas son como dos fuentes de agua, una salada y la otra dulce.

Santiago 3:9-12  ... De una misma boca salen bendición y maldición.  Hermanos míos, esto no debe ser así.  ¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada?  Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid?  Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.

Juan 7:37-39  ... Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba!  De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva.  Con esto se refería al Espíritu ... 

Juan 4:13-14  —Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —respondió Jesús—, pero el que beba del agua que yo le daré no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.


4)  En Romanos, Pablo contrasta cómo éramos antes de la salvación y cómo somos ahora como creyentes.

Nota:  En los siguientes versículos, la palabra “muerte” se refiere a la “ausencia de vida”, es decir, una ausencia de la vida que tiene su origen en Dios.



a)  Cuando yo era incrédulo andaba dominado por la naturaleza humana que habita en este cuerpo humano.

Romanos 7:5 Porque cuando nuestra naturaleza pecaminosa aún nos dominaba, las malas pasiones que la ley nos despertaba actuaban en los miembros de nuestro cuerpo, y dábamos fruto para muerte.

b)  Cuando llegué a ser creyente en Jesús, fui liberado del poder de la naturaleza pecaminosa, para que libremente pueda andar en armonía con el Espíritu Santo.

Romanos 7:6  Pero ahora, al morir a lo que nos tenía subyugados, hemos quedado libres de la ley, a fin de servir a Dios con el nuevo poder que nos da el Espíritu, y no por medio del antiguo mandamiento escrito.

c)  Dios dice que he muerto (libre de) la naturaleza pecaminosa y me he unido a Cristo.

Romanos 6:18, 22  En efecto, habiendo sido liberados del pecado, ahora son ustedes esclavos de la justicia....Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna.

Romanos 7:4-7  ... hermanos míos, ustedes murieron a la ley mediante el cuerpo crucificado de Cristo, a fin de pertenecer al que fue levantado de entre los muertos. De este modo daremos fruto para Dios.



1-8  Repaso de Mis Dos Naturalezas.pdf 1-8 Repaso de Mis Dos Naturalezas