3-13 Las Recompensas y El Tribunal De Cristo


El juicio de los creyentes no tiene nada que ver con la salvación, ésta fue cumplida en la cruz. Tampoco tiene que ver con lo que yo pueda hacer para Dios.  Dios no necesita nada de lo que yo pueda hacer.  Las recompensas serán el resultado del fruto que el Espíritu Santo haya podido producir a través de mi vida, mientras que por fe en sus promesas, he permanecido en comunión con él.  Yo no puedo comparar las recompensas celestiales con las recompensas terrenales, pero sí debo entender que éstas afectarán de algún modo la calidad de mi vida en el cielo durante la eternidad¡Si Dios dice que sus recompensas son buenas, así son!


1) Cada creyente va a estar de pie ante el tribunal de Cristo.

Romanos 14:10-12 Tú, entonces, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú, ¿por qué lo menosprecias? ¡Todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Dios!  Está escrito: "Tan cierto como que yo vivo --dice el Señor--, ante Mí se doblará toda rodilla y toda lengua confesará a Dios."  Así que cada uno de nosotros tendrá que dar cuentas de sí a Dios.

2 Corintios 5:9-10  (Pablo escribió) empeñamos en agradarle, ya sea que vivamos en nuestro cuerpo o que lo hayamos dejado.  Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba lo que le corresponda, según lo bueno o malo que haya hecho mientras vivió en el cuerpo.

2 Timoteo 4:7-8  (Pablo dijo) He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe.  Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su venida.

Apocalipsis 22:12  (Jesús dijo) Traigo mi recompensa conmigo, y le daré a cada uno según lo que haya hecho.


2) ¿Que sucederá en el tribunal de Cristo?

1 Corintios 3:8-15 (Pablo escribió)  El que siembra y el que riega están al mismo nivel, aunque cada uno será recompensado según su propio trabajo.  En efecto, nosotros somos colaboradores al servicio de Dios; y ustedes son el campo de cultivo de Dios, son el edificio de Dios.  Según la gracia que Dios me ha dado, yo, como maestro constructor, eché los cimientos, y otro construye sobre ellos. Pero cada uno tenga cuidado de cómo construye, porque nadie puede poner un fundamento diferente del que ya está puesto, que es Jesucristo.  Si alguien construye sobre este fundamento, ya sea con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, heno y paja, su obra se mostrará tal cual es, pues el día del juicio la dejará al descubierto. El fuego la dará a conocer, y pondrá a prueba la calidad del trabajo de cada uno.  Si lo que alguien ha construido permanece, recibirá su recompensa, pero si su obra es consumida por las llamas, él sufrirá pérdida. Será salvo, pero como quien pasa por el fuego.

1 Corintios 4:5  Por lo tanto, no juzguen ustedes nada antes de tiempo; esperen a que el Señor venga y saque a la luz lo que ahora está en la oscuridad y dé a conocer las intenciones del corazón.  Entonces Dios dará a cada uno la alabanza que merezca.

NOTA: "Pérdida" se refiere a la pérdida de las recompensas previstas de Dios para el creyente.


3) ¿Cuándo se realizará el tribunal de Cristo?

Mateo 16:27el Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada persona según lo que haya hecho.

Lucas 14:13-14  Más bien, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos.  Entonces serás dichoso, pues aunque ellos no tienen con qué recompensarte, serás recompensado en la resurrección de los justos.

1 Pedro 5:1-4  (Pedro escribió) ...  les ruego esto: cuiden como pastores el rebaño de Dios que está a su cargo, ...  sean ejemplos para el rebaño.  Así, cuando aparezca el Pastor supremo, ustedes recibirán la inmarcesible corona de gloria.

Apocalipsis 11:18  Las naciones estaban enojadas; ha llegado tu ira.  Ha llegado el momento de juzgar a los muertos, y de recompensar a tus siervos los profetas, a tus santos y a los que reverencian tu nombre, sean grandes o pequeños, ...


4) No habrá ningún castigo para el creyente.

Juan 5:24 "Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.

Romanos 4:8  ¡Dichoso aquel cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta!"

Romanos 8:1  … ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús,

Hebreos 10:14  … con un solo sacrificio ha hecho perfectos para siempre a los que está santificando.

Hebreos 10:17-18  Después (Dios) añade: "Y nunca más me acordaré de sus pecados y maldades."

Apocalipsis 21:4  Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir.»


5) Pero cada uno debe ser consciente de la posible “pérdida” de lo que Dios había querido darle.

Juan 15:16 Ustedes no me eligieron a mí, yo los elegí a ustedes. Les encargué que vayan y produzcan frutos duraderos, así el Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre.

1 Corintios 3:14-15  Si lo que alguien ha construido … es consumida por las llamas, él sufrirá pérdida.  Será salvo, pero como quien pasa por el fuego.

1 Corintios 9:24-27  ¿No saben que en una carrera todos los corredores compiten, pero sólo uno obtiene el premio?  Corran, pues, de tal modo que lo obtengan.  Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre.  Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire.  Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado.

Gálatas 6:9  No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.

2 Timoteo 2:5  Así mismo, el atleta no recibe la corona de vencedor si no compite según el reglamento.

2 Juan 1:8  Tengan cuidado para que no pierdan lo que han logrado, sino que sean plenamente recompensados.

Apocalipsis 3:11-12  Vengo pronto. Retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona. …


6) ¿Por cuales cosas recibirán recompensas los creyentes?

Estos no son más que una muestra de los frutos que deberíamos esperar ver, ya que se permite que el Espíritu Santo trabaje.

1 Samuel 26:23 El Señor da su propia recompensa por hacer el bien y por ser leal, y yo rehusé matarlo, aun cuando el Señor lo puso en mi poder, porque usted es el ungido del Señor. 

Proverbos 19:17  Un préstamo al pobre es un préstamo al Señor, y el Señor mismo pagará la deuda.

Mateo 5:11-12  Dichosos ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y diga toda clase de calumnias contra ustedes. Alégrense y estén contentos, porque es grande su recompensa en el cielo,

Mateo 5:44-46  yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, … Si ustedes aman a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán?  ¿No hacen eso hasta los recaudadores de impuestos?

Mateo 10:42  cualquiera que le dé siquiera un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por tratarse de un discípulo mío, les aseguro que no perderá su recompensa.

Mateo 19:27-30   —¡Nosotros lo hemos dejado todo por seguirte! —le contestó Pedro—. ¿Qué habrá, entonces, para nosotros?  —Les aseguro que en la renovación de todas las cosas, cuando el Hijo del Hombre se siente en su trono glorioso, ustedes que me han seguido se sentarán también en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel —les dijo Jesús—.  Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.

Lucas 6:35  … amen a sus enemigos, háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio.  Así será grande su recompensa, …

Romanos 8:17-18  Y puesto que somos sus hijos, también tendremos parte en la herencia que Dios nos ha prometido, la cual compartiremos con Cristo, puesto que sufrimos con él para estar también con él en su gloria.  Considero que los sufrimientos del tiempo presente no son nada si los comparamos con la gloria que habremos de ver después.

Efesios 6:5-8  Esclavos (¿empleados?), obedezcan a sus amos terrenales con respeto y temor, y con integridad de corazón, como a Cristo.  No lo hagan sólo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios.  Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres, sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre.

Filipenses 4:1  … queridos hermanos míos, a quienes amo y extraño mucho, ustedes que son mi alegría y mi corona, manténganse así firmes en el Señor.

1 Tesalonicenses 2:19-20  En resumidas cuentas, ¿cuál es nuestra esperanza, alegría o motivo de orgullo delante de nuestro Señor Jesús para cuando Él venga? ¿Quién más sino ustedes? Sí, ustedes son nuestro orgullo y alegría.

Santiago 1:12  Dichoso el que soporta la prueba porque, una vez que la haya superado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman.

Colosenses 3:22-24  Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales. Traten de agradarlos todo el tiempo, no solo cuando ellos los observan. Sírvanlos con sinceridad debido al temor reverente que ustedes tienen al Señor. 23 Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. 24 Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo;

Apocalipsis 2:10  No tengas miedo de lo que estás a punto de sufrir. Te digo que el diablo meterá en la cárcel a algunos de ustedes para ponerlos a prueba, y sufrirán persecución durante diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

Mateo 6:20  Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar. 
   Este verso no es una "sugerencia".


7) Busquemos las recompensas “eternas”, en vez de las “terrenales”.

Mateo 6:1-6 “Cuídense de no hacer sus ‘obras de caridad’ delante de los hombres para que ellos los vean. Si obran así, su Padre que está en el cielo no les dará ninguna recompensa.  ”Por eso, cuando des a los necesitados, no lo anuncies a son de trompeta como lo hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que los hombres les rindan homenaje.  Les aseguro que ya han recibido toda su recompensa.  Pero cuando des a los necesitados, que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha, para que tu limosna sea en secreto.  Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.  ”Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que los hombres los vean.  Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa.  Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en secreto.  Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

Mateo 6:16-21  “Cuando ayunen, no pongan el rostro sombrío como hacen los hipócritas, porque desfiguran sus rostros para mostrar a los hombres que están ayunando.  Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa.  Pero cuando ayunes tú, ponte aceite en la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los hombres que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que no se ve; y te recompensará tu Padre, que ve lo que se hace en secreto.  ”No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corroen, y donde los ladrones entran a robar.  Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corroen, y donde los ladrones no entran a robar.  Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

Lucas 14:12-14  También dijo Jesús al que lo había invitado: —Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos, a su vez, te inviten y así seas recompensado. Más bien, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos. Entonces serás dichoso, pues aunque ellos no tienen con qué recompensarte, serás recompensado en la resurrección de los justos.

Juan 5:44  ¿Cómo va a ser posible que ustedes crean, si unos a otros se rinden gloria pero no buscan la gloria que viene del Dios único?

Juan 12:42-43  … muchos de ellos, incluso de entre los jefes, creyeron en él, pero no lo confesaban porque temían que los fariseos los expulsaran de la sinagoga.  Preferían recibir honores de los hombres más que de parte de Dios.

2 Corintios 4:17-18  Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento.  Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.

Filipenses 3:7-16  Sin embargo, todo aquello que para mí era ganancia, ahora lo considero pérdida por causa de Cristo. Es más, todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por él lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, a fin de ganar a Cristo y encontrarme unido a él. No quiero mi propia justicia que procede de la ley, sino la que se obtiene mediante la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios, basada en la fe. Lo he perdido todo a fin de conocer a Cristo, experimentar el poder que se manifestó en su resurrección, participar en sus sufrimientos y llegar a ser semejante a él en su muerte. Así espero alcanzar la resurrección de entre los muertos. No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí. Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. Así que, ¡escuchen los perfectos! Todos debemos[a] tener este modo de pensar. Y, si en algo piensan de forma diferente, Dios les hará ver esto también. 16 En todo caso, vivamos de acuerdo con lo que ya hemos alcanzado.

Colosenses 3:1-3  Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios.  Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra, pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios.

1 Timoteo 4:8  ... pues aunque el ejercicio físico trae algún provecho, la piedad es útil para todo, ya que incluye una promesa no solo para la vida presente, sino también para la venidera.

1 Timoteo 6:17-19  A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, ... que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen.  De este modo atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida verdadera.

1 Pedro 1:17  Puesto que invocan como Padre al que juzga imparcialmente las obras de cada uno, pórtense con temor reverente durante el tiempo que vivan como extranjeros en este mundo.

Mateo 6:21 Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.


8) Las recompensas de Dios perdurarán por toda la eternidad.

Nota: Posiblemente los versículos de Daniel se refieren a los judíos.

Daniel 7:18 …el reino será entregado al pueblo del Dios altísimo, y será suyo por toda la eternidad.

Daniel 7:27  Y el reino, el poder y la gloria de todos los reinos de la tierra, serán dados al pueblo del Dios altísimo.  Su reino permanecerá para siempre, y todos …

1 Corintios 9:24-27  … Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre. …

2 Corintios 4:17-18  Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento.  Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.

1 Pedro 1:3-7  … Por su gran misericordia, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva y a una herencia que nunca puede acabarse, ni echarse a perder ni marchitarse. Esa herencia está reservada en el cielo para ustedes, a quienes el poder de Dios, mediante la fe, protege hasta que llegue la salvación preparada para manifestarse en los últimos tiempos.  Esto es para ustedes motivo de gran alegría, aunque hasta ahora, por algún tiempo, hayan tenido que sufrir diversas pruebas, y éstas con el fin de probar su fe —que vale mucho más que el oro, el cual perece a pesar de ser acrisolado por el fuego—, para comprobar que es genuina y así resulte en alabanza, gloria y honor cuando se manifieste Jesucristo.


9) Aunque yo haga algo que parece ser bueno, si no tiene su origen en el Espíritu Santo (inspirado por él) no se premiará en el tribunal de Cristo. 

Gálatas 5:22-23  En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.

Eclesiastés 3:14 Sé además que todo lo que Dios ha hecho permanece para siempre; que no hay nada que añadirle ni quitarle; y que Dios lo hizo así para que se le tema.

Juan 15:5  (Jesús dijo) "Yo soy la vid y ustedes son las ramas.  El que permanece en Mí, como Yo en él, dará mucho fruto; separados de Mí no pueden ustedes hacer nada.

1 Corintios 13:1-3  Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido.  Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada.  Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso.

Gálatas 6:7-10  No se engañen: de Dios nadie se burla.  Cada uno cosecha lo que siembra.  El que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza cosechará destrucción (sin valor); el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna.

1 Juan 4:16-17  Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. Ese amor se manifiesta plenamente entre nosotros para que en el día del juicio comparezcamos con toda confianza, porque en este mundo hemos vivido como vivió Jesús. En el amor no hay temor,

NOTA: En Juan 15:5, "nada" se refiere a lo que no tiene valor eterno según lo determinado por Dios.


10) Al igual que nosotros, se premiarán a los creyentes del Antiguo Testamento por haber creído a Dios.

Hebreos 11

:1-2 … la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.  Gracias a ella fueron aprobados los antiguos.

:8-11  Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba.  Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa, porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor.  Por la fe Abraham, a pesar de su avanzada edad y de que Sara misma era estéril, recibió fuerza para tener hijos, porque consideró fiel al que le había hecho la promesa.

:13-16  Todos ellos vivieron por la fe, y murieron sin haber recibido las cosas prometidas; más bien, las reconocieron a lo lejos, y confesaron que eran extranjeros y peregrinos en la tierra.  Al expresarse así, claramente dieron a entender que andaban en busca de una patria. … Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad.

:24-27  Por la fe Moisés, … Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado.  Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa.  Por la fe salió de Egipto sin tenerle miedo a la ira del rey, pues se mantuvo firme como si estuviera viendo al Invisible.

:32-40  Otros … fueron muertos a golpes, no aceptaron que los pusieran en libertad.  Otros sufrieron la prueba de burlas y azotes, e incluso de cadenas y cárceles.  Fueron apedreados, aserrados por la mitad, asesinados a filo de espada.  Anduvieron fugitivos de aquí para allá, cubiertos de pieles de oveja y de cabra, pasando necesidades, afligidos y maltratados. … Anduvieron sin rumbo por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas.  Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa.  Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros, pues Dios nos había preparado algo mejor.



  • Cada uno de nosotros tenemos tres recursos: tiempo, energía, y posesiones.
  • Así que, mientras dejo libremente al Espíritu Santo que use mis recursos, Él está produciendo para mí recompensas eternas hechas de oro, plata y piedras preciosas.
  • Al contrario, al negarme a que Él use mis recursos, yo los estoy usando para producir cosas temporales hechas de madera, heno y hojarasca.