2-3 El Crecer Espiritual

2-3 Algunos Pensamientos Sobre El Crecimiento De Nuevos Creyentes

¿Cómo Es Que Un Nuevo Creyente Adquiere Entendimiento Espiritual?

Si es que a un nuevo creyente no se le instruye de forma específica, él naturalmente adoptará los valores y las convicciones de los creyentes con quienes se asocia durante el primer período de formación en su nueva vida espiritual, así como los bebés humanos tienen la tendencia de adoptar los valores y convicciones de su familia, y de otros con quienes se asocian.

Digamos que un nuevo creyente se encuentra con un grupo de creyentes más maduros que están enseñando que Cristo debe ser el Señor de su vida, no solamente su Salvador.  Podríamos esperar, con justa razón, que luego ellos van a desafiar los valores y convicciones pasados del nuevo creyente.  Dicho creyente puede adoptar los valores y las convicciones de ellos, o al contrario, puede sentirse tan incómodo que buscará un ambiente más cómodo y “amigable”.

Pero, ¿qué sucede si no hay tal grupo de mentores que sean relativamente maduros y que se encarguen de tomar al nuevo creyente bajo su cuidado?  Por norma, se presenta al nuevo creyente a la congregación, quienes típicamente suponen que “al recibir la predicación de la Palabra” será suficiente para guiar a este nuevo creyente en el camino hacia la madurez espiritual.  Se abriga la esperanza de que la falta de espiritualidad verdadera que el nuevo creyente observe en la congregación no distorsione su entendimiento.  En realidad, ¿será así?  Creemos que el nuevo creyente será más afectado por lo que ve a otros creyentes hacer, que por lo que les escucha decir.  Si se pudiera decir que una cierta congregación es madura espiritualmente, sería razonable suponer que “escuchar” la verdad bíblica del pastor/maestro, junto con “ver” la espiritualidad bíblica ejemplificada por la congregación, sería de gran ayuda para el crecimiento espiritual del nuevo creyente. 

Los líderes deben evaluar de forma realista la salud espiritual de la congregación, y preguntarse, “¿de veras queremos que un nuevo creyente llegue a ser como los miembros ‘típicos’ de esta congregación?”  Si la respuesta es “no”, entonces deben tomarse los pasos necesarios para impartir los valores bíblicos deseados en el nuevo creyente.

Un Ejemplo – Lo que el nuevo creyente ve y escucha afecta la manera en como él (ella) interpreta la Biblia.  Se dio un taller de un día sobre el discipulado y la vida cristiana.  Una dama asistió y más tarde por la noche compartió con su esposo algunos de los temas espirituales que se habían discutido.  Al día siguiente su esposo comentó acerca de cómo él le había dado otra mirada a la Gran Comisión en Mateo 28:18-20 después de haber hablado con su esposa.  El había interpretado siempre este pasaje como si dijera “id y haced convertidos”, pero ahora se dio cuenta que ciertamente decía, “id y haced discípulos”. 

Se sorprendió de que antes no lo hubiera leído correctamente.  ¿Por qué sucedió esto?  Creemos que lo que se enfatiza (o lo que no se enfatiza, por ejemplo, por omisión) influirá al oyente (especialmente al nuevo creyente impresionable) en su interpretación de lo que es bíblicamente significativo.  Aunque este creyente había leído la palabra “discípulos”, el término tenía poco significado, ya que lo que él estaba “oyendo” y viendo como “ejemplo” le daba a entender que aquello que realmente importaba era “hacer convertidos”.  En su mente, Mateo 28:18-20 decía: “vayan y hagan convertidos de todas las naciones”, en vez de leer ,“vayan y hagan discípulos de todas las naciones”.

Idealmente, deberíamos poder situar a los nuevos creyentes dentro de un ambiente congregacional y que ahí tengan un crecimiento espiritual sano con convicciones y valores bíblicos.  ¿Acaso un nuevo creyente no tiene “derecho” de suponer que los creyentes de más años tienen convicciones y valores bíblicos?  ¿Está usted satisfecho con las convicciones y los valores espirituales de la congregación con que está asociado?  En muchos casos la respuesta sería “no”. 

Pero, cuando un nuevo creyente es simplemente ubicado en una congregación sin enseñanza personalizada, ¿no se le estará dando a entender a este nuevo creyente que él está “libre de adoptar” las convicciones y valores espirituales de dicha congregación?  ¿Por qué habríamos de esperar otro resultado?  ¿Podría yo esperar que mi hijo(a) adquiera convicciones y valores aceptables si es que yo le permito asociarse con niños cuyas convicciones y valores son inaceptables, pero yo no me opongo?  Al decir nada en contra, ¿no será que estoy dando a entender a mi hijo(a) que dicha asociación tiene mi aprobación?

No debemos esperar que el nuevo creyente comprenda mucho acerca de la vida espiritual.  Es muy natural que los nuevos creyentes estén preocupados por comportarse correctamente, lo que mayormente demuestra que su enfoque será en el comportamiento externoComo se ha dicho previamente, un nuevo creyente debería poder suponer que si se comporta como los que han sido creyentes por años, por lógica, él estará comportándose de una manera bíblicamente aceptable.  Esos creyentes, supuestamente maduros, “obviamente” ya habían moldeado su comportamiento sobre normas bíblicas.  ¿Es cierto? 

Desafortunadamente, muchos de los que han sido creyentes aún por años, han adoptado el comportamiento que tienen de anteriores creyentes que se “suponían” también ser espirituales.  Así es que una generación sigue a otra.  Inconscientemente, líderes cristianos están “dando a entender” una aprobación a este proceso humano natural, al no asegurarse de que cada nuevo creyente reciba ayuda espiritual de forma personal al principio del periodo crítico de formación en el caminar cristiano.

A pesar de que es totalmente natural que nuevos creyentes comiencen su caminar cristiano enfocados en el “comportamiento externo”, creemos que el propósito de Dios es que estos creyentes comiencen, rápidamente, a concentrarse en vivir a través de “principios bíblicos”.  Probablemente más del 90% del comportamiento diario no está señalado de forma específica en la Biblia.  El creyente típico no hará la “transición” de enfocarse en los principios bíblicos en lugar del comportamiento externo, a no ser que otro creyente esté dispuesto a invertir tiempo en ayudarle a comprender los propósitos de Dios y Su proceso para producir el crecimiento espiritual bíblico.


Veamos unos ejemplos sobre el imitar el “comportamiento externo”.

¿Cómo evalúa un nuevo creyente lo que es espiritual y agradable al Señor?  ¡Esta no es una pregunta fácil!  Aunque la Biblia no indica si uno debe manejar o no manejar un carro, la tendencia es imitar el comportamiento de otros creyentes.  ¿Pero quién puede encontrar un versículo que diga que esto es incorrecto?  Un nuevo creyente se da cuenta que algunos creyentes llegan a las reuniones de la iglesia en carros, mientras otros llegan en bicicletas, y otros a pie.  En cuanto a la decisión de comprar o no comprar un carro, por lo general los creyentes deciden según los recursos disponibles que tienen, siempre que no ofenda a los otros creyentes.  ¡Imagínese eso, tal como hacen los incrédulos en el mundo!  Lo que Dios quiere es que Sus hijos aprendan a hacer sus decisiones de acuerdo a lo que agrada al Señor, guiados por el Espíritu Santo.  (Mateo 6:33, Romanos 12:1-2)

¿Y qué podemos decir acerca de comprar una casa, o un carro?  La mayoría de los creyentes escogen sus casas usando las mismas medidas que usan los inconversos.  A no ser que un nuevo creyente sea instruido personalmente respecto a los principios bíblicos, ¿por qué habríamos de pensar que ellos van a llegar a una conclusión bíblica?  El nuevo creyente típicamente concluye que estará haciendo lo mejor, si se comporta igual a los que han sido creyentes por años.  Al comienzo de su nuevo caminar con el Señor son inmaduros y piensan como niños.  Es una lástima que muchos creyentes siguen siendo inmaduros aún por años.

¿Y qué de las otras actividades que no son espiritualmente aceptables?  Por ejemplo, el comer en exceso.  ¿Quién decide lo que es normal?  Si hay tantos creyentes con sobrepeso (como los que no conocen al Señor), entonces obviamente el nuevo creyente llega a concluir que los versículos bíblicos que se refieren a la obesidad en realidad se refieren a creyentes en una época diferente, ya que no se toca el tema en la mayoría de las congregaciones.

¿Y qué hay acerca de fumar, tomar bebidas alcohólicas, desperdiciar el tiempo, trabajar en exceso, descuidar al cónyuge y la familia, codiciar la abundancia de este mundo, etc., etc.  Y hay muchas otras cosas que el nuevo creyente tiene que enfrentar.  Si se le permite al nuevo creyente que siga concentrándose en el comportamiento externo, en lugar de concentrarse en los principios bíblicos, existe una gran posibilidad de que este creyente llegue a ser un creyente “carnal”.  Tal creyente tratará de llevar por una parte una vida espiritual externamente aceptable (ante los otros creyentes), mientras que al mismo tiempo está persiguiendo metas mundanas de posesiones, placeres, poder y popularidad (hasta el punto que no sean ofensivas a los demás creyentes).


¿Qué es “la carnalidad bíblica”?

Démosle una mirada al concepto de carnalidadEn la Biblia vemos un contraste entre creyentes “espirituales” y “carnales”.  Nosotros creemos que este es el contraste que es resaltado en Proverbios 3:5-6  Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia.  Reconócelo en todos tus caminos, y Él allanará tus sendas.

Mirando el aspecto carnal, necesitamos distinguir entre una costumbre de depender del razonamiento humano y los actosde comportamiento.  Por ejemplo, el rey David fue descrito por Dios como un “hombre espiritual” (Hechos 13:22 – “… tras destituir a Saúl, [Dios] les puso por rey a David, de quien dio este testimonio: ‘He encontrado en David, hijo de Isaí, un hombre conforme a Mi corazón; él realizará todo lo que Yo quiero’.)

Pero nadie puede negar que David actuó de una manera pecaminosa cuando cometió adulterio y asesinato. Por otra parte, la vida del rey Saúl fue caracterizada por una costumbre de confiar en su propio razonamiento humano.  El término carnal en la Biblia, se refiere a personas que por disposición del corazón, viven confiados en su propio entendimiento (sabiduría, razonamiento).  Lamentablemente, este término describe a la mayoría de los creyentes que forman parte de la comunidad cristiana evangélica.  En cambio, el término espiritual se refiere a los creyentes que como costumbre de vida son cada vez más dependientes de Dios como Aquel que debe supervisar y dirigir sus vidas.  Con esto no se está diciendo que el creyente espiritual siempre confía en Dios en toda circunstancia (vea a Pablo en 2 Cor. 1:8-9 y 12:7).  Tampoco estamos diciendo que el creyente carnal no clama al Señor en tiempos de aflicción y crisis.

Si nosotros damos a entender a otros que los atributos “espirituales” y “carnales” se refieren solo al comportamiento externo, entonces inconscientemente, estaremos promoviendo la idea errónea de centrar la atención en el comportamiento externo.  Más bien, debemos centrar la atención en la transformación interna, y la disposición del corazón, desde el cual se produce el comportamiento externo.

Romanos 12:1-2  Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.  No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente.  Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Proverbios 23:7  porque cuales son sus pensamientos íntimos, tal es él. … (RV 1995)

Mateo 15:18  Pero lo que sale de la boca viene del corazón

Mateo 12:34  ..De la abundancia del corazón habla la boca.


¡Puntos De Consideración!

Dios ha diseñado las reuniones de las congregaciones para “capacitar” a los creyentes de manera que ellos (cada uno) puedan, a su vez, impactar espiritualmente las vidas de aquellas personas con quienes interactúan diariamente.

Ephesians 4:11-16  Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo.  De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo.

Así ya no seremos niños, zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza y por la astucia y los artificios de quienes emplean artimañas engañosas.  Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como Aquel que es la cabeza, es decir, Cristo.  Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor, sostenido y ajustado por todos los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro

¿A qué se debe el hecho de que los hijos(as) de muchos creyentes se resisten a los valores espirituales de sus padres?

Algunos atribuyen esa resistencia al ataque del enemigo.  Eso ciertamente es un aspecto que no puede ser ignorado.  Sin embargo, nos parece que en muchos de los casos aquello que el hijo(a) ve ejemplificado en el hogar tiene más impacto que las cosas que se le dicen.  En otras palabras, un padre de familia normalmente hará afirmaciones de convicciones y valores bíblicos, pero los hijos no adoptarán esas mismas convicciones y valores proclamados, a no ser que haya coherencia con el diario vivir. 

Si yo le hablo a mi hijo(a) acerca de la importancia de vivir para la eternidad, pero luego demuestro por mi estilo de vivir que esta vida temporal es de más importancia, ¿qué creerá mi hijo(a); mis palabras o mi vida?  Es relativamente fácil para un creyente reflejar una vida espiritual coherente ante aquellos con quienes tienen contacto por sólo períodos cortos cada semana, pero es difícil ocultar a los hijos(as), quienes nos están observando e imitando continuamente las convicciones y valores en la vida real.

Típicamente el nuevo creyente comprende la doctrina fundamental de la salvación por gracia por medio de Cristo.  Ahora él quiere edificar sobre esta verdad, pero no está muy seguro cómo puede hacerlo.  ¿Es razonable pensar que al recibir una Biblia que él por si irá creciendo efectivamente hacia la madurez espiritual?

Es posible, pero pensamos que es la excepción, por el hecho de que unos cuantos nuevos creyentes parecen poder crecer por sí solos. 

Por ser así, nos preguntamos, “¿Y por qué no pueden crecer de la misma manera los demás creyentes?”  ¿Acaso no es verdad que también en el mundo secular hay aquellos que sobresalen sin mucha ayuda de parte de otros?  Por ejemplo, podríamos entregar un manual de computación (el cual tiene todas las instrucciones necesarias) a 100 personas que no tienen ningún conocimiento previo de computación.  Aunque algunos con dificultad aprenderán cómo funciona la computación, la mayoría se frustrará y decidirá que no vale la pena.

Así que muchos creyentes, a quienes se les ha dejado por su propia cuenta, llegan a la misma conclusión con respecto a la vida cristiana.  Si usted fuera un analfabeto en la computación, ¿qué preferiría, que se le dé un manual de computación para que aprenda por su propia cuenta, o tener a una persona que tome el tiempo para enseñarle de forma personal?



Algunos dirán que el Espíritu Santo debe ser el único Maestro que el nuevo creyente necesita.  La Biblia habla en I Pedro 2:2 …”Como un niño recién nacido busca con ansia la leche espiritual pura …”. 

Se está presentando un cuadro para ayudarnos a comprender que un nuevo creyente es semejante a un “bebé” que carece atención especial para ayudarle a crecer normalmente.  Si no aceptamos la comparación entre el bebé y el nuevo creyente, esto no tendría mucho significado para nosotros.  ¿Será que el mandamiento “haced discípulos” simplemente da a entender la idea de entregarle a alguien un manual bíblico?  Es cierto que al Señor no le hace falta nada.  Pero, preguntémonos, si es que el Espíritu Santo nos quiere utilizar para ser testigos a los incrédulos, ¿por qué no nos va a querer utilizar para ayudar a las mismas personas cuando se convierten?  El mismo Señor que nos manda ser testigos, también nos manda ser discipuladores (padres espirituales).



Tal vez un criterio para medir la verdadera espiritualidad de una congregación sería el nivel de incomodidad que un incrédulo experimenta mientras está en la presencia de los creyentes.  ¿Acaso no nos lleva a entender en l Cor. 14:24-25 que si la congregación realmente es espiritual y un incrédulo entra, esta persona se debería sentir incómoda?  “Pero si uno que no cree o uno que no entiende entra cuando todos están profetizando, se sentirá reprendido y juzgado por todos, y los secretos de su corazón quedarán al descubierto.  Así que se postrará ante Dios y lo adorará, exclamando: “¡Realmente Dios está entre ustedes!”



En una congregación espiritualmente sana, ¿será que la reproducción espiritual no puede ser observada y medida?  ¿No será que el llegar a ser discipuladores (padres espirituales) debería ser la norma, en vez de la excepción?

En l Tes. 2:3-13, Pablo escribe: “…  Aunque como apóstoles de Cristo hubiéramos podido ser exigentes con ustedes, los tratamos con delicadeza.  Como una madre que amamanta y cuida a sus hijos, así nosotros, por el cariño que les tenemos nos deleitamos en compartir con ustedes no sólo el evangelio de Dios sino también nuestra vida.  ¡Tanto llegamos a quererlos!  Recordarán, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas para proclamarles el evangelio de Dios, y cómo trabajamos día y noche para no serles una carga.  Dios y ustedes me son testigos de que nos comportamos con ustedes los creyentes en una forma santa, justa e irreprochable.  Saben también que a cada uno de ustedes lo hemos tratado como trata un padre a sus propios hijos.  Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a Su reino y a Su gloria. …”

En 2 Tim. 2:2, Pablo le dice a Timoteo: “Lo que me has oído decir en presencia de muchos testigos, encomiéndalo a creyentes dignos de confianza, que a su vez estén capacitados para enseñar a otros.”


La Parabola del Sembrador (Una interpretación)

Mateo 13:3-8, 18-23  &  Lucas 8:4-8, 12-15

Lucas 8:4  Él les contó esta parábola:

Lucas 8:11 Éste es el significado de la parábola: La semilla es la palabra de Dios.

No Creyentes

Grupo 1: "Junto al Camino"

Lucas 8:5 Un sembrador salió a sembrar. Al esparcir la semilla, una parte cayó junto al camino; fue pisoteada, y los pájaros se la comieron.

Lucas 8:12 Los que están junto al camino son los que oyen, pero luego viene el diablo y les quita la palabra del corazón, no sea que crean y se salven.

NOTA: Obviamente se refiere a personas “no salvas” que han rechazado el mensaje de salvación.

Grupo 2:  “EN Terreno Pedregoso”

Mateo 13:5-6 Otra parte cayó en terreno pedregoso, sin mucha tierra. Esa semilla brotó pronto porque la tierra no era profunda; pero cuando salió el sol, las plantas se marchitaron y, por no tener raíz, se secaron. (Lucas 8:6 dice: por falta de humedad)

Mateo 13:20-21 El que recibió la semilla que cayó en terreno pedregoso es el que oye la palabra e inmediatamente la recibe con alegría; pero como no tiene raíz, dura poco tiempo. Cuando surgen problemas o persecución a causa de la palabra, en seguida se aparta de ella.

NOTA: Parece ser que estas personas aceptan el mensaje de salvación “intelectualmente”, pero luego rechazan las implicaciones de una relación con Dios, cuando se dan cuenta que no es lo que ellos esperaban al principio.

Creyentes

Grupo 3*:  “Entre Espinos”

Lucas 8:7 Otra parte cayó entre espinos que, al crecer junto con la semilla, la ahogaron.

Lucas  8:14 La parte que cayó entre espinos son los que oyen, pero, con el correr del tiempo, los ahogan las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida, y no maduran.

Mateo 13:22 no llega a dar fruto.

NOTA: Estas personas reciben a Cristo como Salvador, pero ya sea por falta de entendimiento o de voluntad, algunos no reconocen Su Señorío sobre sus vidas, mientras otros simplemente permiten que las distracciones de este mundo ahoguen el fruto del Espíritu Santo. De esta forma, pierden las bendiciones y recompensas que Dios había previsto para ellos.

Grupo 4*: “En Bien Terreno”

Mateo 13:8 Pero las otras semillas cayeron en buen terreno, en el que se dio una cosecha que rindió treinta, sesenta y hasta cien veces más de lo que se había sembrado.

Mateo 13:23 Pero el que recibió la semilla que cayó en buen terreno es el que oye la palabra y la entiende. Éste sí produce una cosecha al treinta, al sesenta y hasta al ciento por uno.

NOTA: Estas personas son salvas, han reconocido Su Señorío sobre sus vidas, y están permitiendo, en diferentes grados, que el Espíritu Santo produzca Su fruto en ellos. Esto resulta en bendiciones y recompensas tanto aquí en la tierra como también durante la eternidad.

 * Nota: Si el discipulado personal fuera la práctica común de la iglesia, la cantidad del Grupo 3 podría ser grandemente reducida, y la cantidad en el Grupo 4 podría ser grandemente incrementada.


La Perspectiva Común de las Congregaciones Cristianas vs. el Punto de Vista Bíblico

Muchos creyente miden su madurez espiritual comparándose con otros creyentes, pero Dios mide la madurez espiritual según el rendimiento de la vida a Él.

Perspectiva común

 

Perspectiva bíblica

 

“Espiritual”

Estos creyentes parecen haber reconocido sinceramente el Señorío de Dios en sus vidas, caminarán en comunión con el Señor y es evidente el fruto del Espíritu Santo.

“Espiritual”

 

“Aceptable”

Estos creyentes no muestran un comportamiento exterior negativo en exceso.

Estos creyentes, por lo general acudirán regularmente a los cultos, diezmarán y ofrendarán, y estarán involucrados en otras actividades cristianas. Reconocerán rápidamente la presencia de Dios en su vida, pero no mostrarán mucha pasión por el Señor ni comprenderán la razón de rendir todo su corazón a Su Señorío.

“Carnal”

 

"Carnal"

Estos creyentes tienden a mostrar un comportamiento exterior dudoso: como matrimonios inestables, problemas de socialización o financieros, adicciones, etc.

Pueden ser regulares o irregulares en su asistencia a los servicios de la iglesia, o no aportan financieramente como es debido. Pueden estar involucrados en algunas actividades cristianas. Reconocerán rápidamente la presencia de Dios en su vida. Frecuentemente la consejería se considera el mejor recurso para solucionar sus problemas. A veces no están seguros de su salvación.

"Carnal"

 

Incrédulos 

Es evidente que estos individuos no son salvos

Incrédulos


 




Creyentes Típicos “Discipulados” Y “No Discipulados”

Nota para el discipulador: El propósito de esta lección es presentar los resultados típicos que se esperan, cuando a un nuevo creyente se le ha dado una atención personal individualizada durante el periodo crítico de desarrollo formativo de su vida cristiana, y los resultados típicos que se pueden esperar si al nuevo creyente no se le brinda la atención necesaria durante ese tiempo. Obviamente, habrá creyentes que llegan a un buen nivel de madurez espiritual a pesar de no haber recibido un discipulado personal, pero ellos son la excepción.



1) Del nacimiento físico al renacimiento espiritual.


 



2) Fase del Evangelismo

Ésta representa el periodo de tiempo durante el cual, el Espíritu Santo revela al incrédulo su condición ante el Santo Dios. Generalmente, el Espíritu Santo utiliza varias cosas, entre ellas, Su Palabra, creyentes y circunstancias como instrumentos para mostrarle su condición al mismo incrédulo.

Juan 12:32  (Jesús dijo) "Pero Yo, si soy levantado de la tierra, atraeré a todos a Mí mismo."

Juan 16:8  "Y cuando Él (Espíritu Santo) venga, convencerá (culpará) al mundo de pecado, de justicia y de juicio;


 



3) La Cruz

Este evento es el suceso más importante en la vida de las personas. Desde la perspectiva de Dios, el creyente ha pasado de la "muerte" (vivir sin el Señor), a la "vida" (adoptado como hijo/a de Dios).

Juan 5:24 De cierto les digo que el que oye Mi palabra y cree al que Me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de muerte a vida.


 



4) Periodo de Discipulado Personal (Paternidad Espiritual)

Por lo general, el nuevo creyente nunca estará más dispuesto a ser discipulado personalmente que en esta etapa de su vida espiritual, debido a que existe una ventana de posibilidades en la que la perspectiva general del creyente puede ser influenciada grandemente.  

La atención personal y guía brindada al recién convertido durante este periodo puede tener gran influencia en su posterior desarrollo espiritual.  Por el contrario, muchos creyentes que no han recibido la necesaria instrucción espiritual de forma personal, en sus primeros pasos de vida cristiana, lamentarán haber tenido que atravesar por muchas confusiones, problemas y pérdida de frutos que se pudieron haber evitado. (Para conocer el modelo bíblico de discipulado, ver 1 Tes. 2:3-13)

1 Tesalonicenses 2:3-13 ... no tratamos de agradar a la gente sino a Dios, que examina nuestro corazón.  Como saben, nunca hemos recurrido a las adulaciones ni a las excusas para obtener dinero; Dios es testigo. Tampoco hemos buscado honores de nadie; ni de ustedes ni de otros.

Aunque como apóstoles de Cristo hubiéramos podido ser exigentes con ustedes, los tratamos con delicadeza.  Como una madre que amamanta y cuida a sus hijos, así nosotros, por el cariño que les tenemos, nos deleitamos en compartir con ustedes no sólo el evangelio de Dios sino también nuestra vida.  ¡Tanto llegamos a quererlos!

Recordarán, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas para proclamarles el evangelio de Dios, y cómo trabajamos día y noche para no serles una carga.  Dios y ustedes me son testigos de que nos comportamos con ustedes los creyentes en una forma santa, justa e irreprochable.

Saben también que a cada uno de ustedes lo hemos tratado como trata un padre a sus propios hijos.  Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a su reino y a su gloria.

Así que no dejamos de dar gracias a Dios, porque al oír ustedes la palabra de Dios que les predicamos, la aceptaron no como palabra humana sino como lo que realmente es, palabra de Dios, la cual actúa en ustedes los creyentes.


 



5) Un Creyente Discipulado

Por lo general, un nuevo creyente que recibe la atención e instrucción personalizada encontrará natural la transición hacia una relación Maestro-siervo. A estas alturas, la idea de quién digerirá su vida, no será un hecho amenazante para él, debido a que poco a poco va conociendo el amor y cuidado de Dios.  El Señor va supervisando este proceso de crecimiento, y esperamos que el nuevo creyente mire el futuro con anticipación, y no con temor, mientras experimenta cada vez más la participación soberana de Dios en su vida.

El creyente que comprende y abraza Su Señorío, irá percibiendo cada vez más al Señor como Aquel quién transforma su vida.  Se ha demostrado que las mascotas caninas exhiben un carácter de lealtad hacia sus amos en un sentido tal que puede servir de ejemplo para los creyentes.  Así que las mascotas tienden a comprender su postura como siervos sumisos y obedientes.  Tampoco esperan ser tratados como amos.


 



6) Un Creyente NO Discipulado

Si un nuevo creyente no recibe instrucción personal e individualizada durante esta primera etapa tan importante, y simplemente se le mete en la congregación, éste comenzará a adoptar y presentar características de aquellas personas con las que convive.  Abandonado a su propia comprensión, típicamente adoptará un estilo de vida en el que intentará balancear su vida espiritual y su vida secular lo más correctamente posible.  El resultado será que inconscientemente dividirá su vida en dos partes, una parte que se considera propiedad del Señor, y otra que queda bajo el control del mismo creyente.  Al mismo tiempo, el creyente tratará de razonar y reconciliar sus valores y comportamiento que considera no aceptables en la Biblia.  Esto, por supuesto, produce una frustración, mientras el creyente intenta controlar la dirección de su vida y su propio desarrollo espiritual.

Muchos que han sido creyentes por años desean tener una relación más íntima con Dios, pero nunca han recibido una explicación clara sobre esa relación.  Así que pueden fácilmente concluir, erróneamente, que Dios sólo quiere que hagan su mejor esfuerzo o que la vida cristiana es demasiado difícil de comprender para ellos.

Los creyentes que no se han sometido al Señorío de Jesús pueden ser representados por un gato, el cual tiende a demostrar una disposición de independencia e indiferencia, sin sumisión.


 



7) Ceremonia de Recompensas

El tribunal de Cristo no debe ser percibido como una amenaza sino como un motivador para permitirle al Señor tomar el control de la dirección y el desarrollo espiritual de nuestra vida, lo que dará como resultado el máximo fruto espiritual y eterno.  Si permitimos que el Espíritu Santo controle la construcción espiritual en nuestra vida cristiana, Él producirá la mejor creación posible.


"El método que estás aplicando está perfectamente diseñado para los resultados que estás obteniendo””

(Escuchado en un taller del Ministerio El hombre En El Espejo – 2004)


Cinco Conceptos Importantes Que Cada Nuevo Creyente Necesita Entender

(Esto le ayudará en su crecimiento espiritual)

(Importante – Las palabras subrayadas quizás requieran más explicación.)

1) Siendo su Salvador – Jesús quiere que usted sepa que todos sus pecados han sido perdonados, y que ahora tiene la vida eterna.

Juan 5:24  (Jesús dijo) Ciertamente les aseguro que el que oye Mi palabra y cree al que Me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida. (NVI)

Romanos 4:7-8  ¡Dichosos aquellos a quienes se les perdonan las transgresiones y se les cubren los pecados! ¡Dichoso aquel cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta! (NVI)

Rom. 8:1  …, ya no hay condenación para los que pertenecen a Cristo Jesús;

Rom. 8:16  … Su Espíritu se une a nuestro espíritu para confirmar que somos hijos de Dios.

Rom. 8:31  ... Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? (NVI)

Rom. 10:13  Pues «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo».

1 Juan 3:24  ...  sabemos que Él vive en nosotros, porque el Espíritu que nos dio vive en nosotros.

1 Juan 5:11-13  Y este es el testimonio que Dios ha dado: Él nos dio vida eterna, y esa vida está en Su Hijo.  …  Les he escrito estas cosas a ustedes, que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna.

2) Siendo su Señor - Jesús quiere que sepa que usted ha sido comprado, y ya no es dueño de su propia vida.

Juan 13:13  (Jesús dijo) Ustedes Me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy.  (NVI)

Romanos 11:33-12:1  …  todas las cosas provienen de Él y existen por Su poder y son para Su gloria.  …  Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que Él ha hecho a favor de ustedes.

Romanos 14:7-8  Pues no vivimos para nosotros mismos ni morimos para nosotros mismos.  Si vivimos, es para honrar al Señor, y si morimos, es para honrar al Señor.  Entonces, tanto si vivimos como si morimos, pertenecemos al Señor.

1 Corintios 6:19-20  ¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios?  Ustedes no se pertenecen a sí mismos, porque Dios los compró a un alto precio.  Por lo tanto, honren a Dios con su cuerpo.

1 Corintios 7:22-23  ... el que era libre cuando fue llamado es un esclavo de Cristo.  Ustedes fueron comprados por un precio; ...  (NVI)

2 Corintios 5:15  Él murió por todos para que los que reciben la nueva vida de Cristo ya no vivan más para sí mismos.  Más bien, vivirán para Cristo, quien murió y resucitó por ellos.uan 5:24  (Jesús dijo) Ciertamente les aseguro que el que oye Mi palabra y cree al que Me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida. (NVI)

NOTA: Esto pudiera parecer como una amenaza, si no fuera por la verdad absoluta que Dios le ama y siempre hará lo mejor para usted.

Si Dios le ama, si sólo puede hacer lo mejor para usted, y si nunca comete errores, ¿Cuál sería un razonamiento lógico para no tenerlo como su Amo?

3) Usted es muy especial y Dios tiene un plan maravilloso y único para su vida entera, y Él quiere dirigir Su plan para usted.

Salmo 139:16  (Usted puede decir)  Me viste antes de que naciera.  Cada día de mi vida estaba registrado en Tu libro.  Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara.

Prov. 3:5-6  Confía en el Señor con todo tu corazón, no dependas de tu propio entendimiento. Busca Su voluntad en todo lo que hagas, y Él te mostrará cuál camino tomar.

Jeremías  29:11  Pues Yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—.  Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.

Mateo 11:28-30  (Jesús dijo)  Vengan a Mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y Yo les daré descanso.  Pónganse Mi yugo.   Déjenme enseñarles, porque Yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma.  Pues Mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana.

Romanos 8:31-32  …  Si Dios no se guardó ni a Su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás?

 

4) Dios quiere que usted sepa que sólo el Espíritu Santo es capaz de dirigir su vida y revelarle el plan que Dios tiene para usted.

Isaías 55:8-9  (Dios dice)  ...  Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor—. Y Mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse. …

Jeremías 10:23  Yo sé, Señor, que nuestra vida no nos pertenece; no somos capaces de planear nuestro propio destino.

Juan 14:26  (Jesús dijo)  ... el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en Mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho.  (NVI)

Juan 16:13-15  (Jesús dijo)  Cuando venga el Espíritu de verdad, Él los guiará a toda la verdad.  …  Me glorificará porque les contará todo lo que reciba de Mí. …

1 Corintios 2:9-14  Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman.  ...  nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios.  … , para que entendamos lo que por Su gracia Él nos ha concedido.  (NVI)

5) Dios quiere que usted sepa que el Espíritu Santo le entrenará para reconocer, seguir y obedecer Su dirección.

Salmo 32:8  El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti.

Lucas 9:23-24  (Jesús dijo)  … Si alguno de ustedes quiere ser Mi seguidor, tiene que abandonar su manera egoísta de vivir, tomar su cruz cada día y seguirme. …

Juan 10:27  (Jesús dijoMis ovejas escuchan Mi voz;  Yo las conozco, y ellas Me siguen.

Juan 12:24-26  (Jesús dijo)  Los que aman su vida en este mundo la perderán.  Los que no le dan importancia a su vida en este mundo la conservarán por toda la eternidad. Todo el que quiera ser Mi discípulo debe seguirme, porque Mis siervos tienen que estar donde Yo estoy. …

Romanos 11:36-12:2  No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensarEntonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.