1-3 Principios de la Salvación

1-3 La Salvación

Como el nacimiento físico, el nacimiento espiritual es el primer paso a la nueva vida espiritual.



1)  La Misericordia y la Gracia

Muchos cristianos están familiarizados con estas dos palabras, pero realmente no entienden los conceptos. ¿Son misericordia y gracia lo mismo?  ¿Son parecidos, o son opuestos?

“Misericordia” = Cuando no recibo lo malo que merezco..

“Gracia” = Cuando recibo lo bueno que no merezco.

Ilustración – una multa por manejar un vehículo a alta velocidad.

Suerte - si el policía no me detiene.

“Justicia” - si el policía me detiene y me levanta la multa.

“Misericordia” - si el policía me detiene, pero no me levanta la multa.

Gracia - si el policía me detiene, me levanta la multa, pero el policía paga la multa que yo debo.


2)  El apóstol Pablo describe lo que yo era antes que Dios me hubiera salvado, y lo que Dios ha hecho por mí.

Romanos 3:10-12  Así está escrito: «No hay un solo justo, ni siquiera uno; no hay nadie que entienda, nadie que busque a Dios.  Todos se han descarriado, a una se han corrompido. No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo!»

Romanos 5:6-10  A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios! Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida!

Efesios 2:1-9  En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo.  Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia.  En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos.  Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.  Pero Dios, que es rico en misericordia, por Su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados.  ¡Por gracia ustedes han sido salvados!  Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con Él en las regiones celestiales, para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de Su gracia, que por Su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús.  Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.

Efesios 2:12  ... recuerden que en ese entonces ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.

Efesios 4:17-19  Así que les digo esto y les insisto en el Señor: no vivan más con pensamientos frívolos como los paganos. A causa de la ignorancia que los domina y por la dureza de su corazón, estos tienen oscurecido el entendimiento y están alejados de la vida que proviene de Dios. Han perdido toda vergüenza, se han entregado a la inmoralidad, y no se sacian de cometer toda clase de actos indecentes. 

NOTA: Dios no nos juzga comparándonos con otros, como hacemos nosotros.  Más bien, Él nos evalua a nosotros comparados con Su propio carácter.


3)  El principio de “Sustitución

a)  La gracia de Dios fue evidente aun cuando Adán y Eva le desobedecieron por primera vez.

Génesis 2

:15-17  Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara, y le dio este mandato: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer.  El día que de él comas, ciertamente morirás

2:25  En ese tiempo el hombre y la mujer estaban desnudos, pero ninguno de los dos sentía vergüenza.

Génesis 3:

:6-7  La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que tomó de su fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió.  En ese momento se les abrieron los ojos, y tomaron conciencia de su desnudez.  Por eso, para cubrirse entretejieron hojas de higuera.

:8-12  Cuando el día comenzó a refrescar, oyeron el hombre y la mujer que Dios andaba recorriendo el jardín; entonces corrieron a esconderse entre los árboles, para que Dios no los viera.  Pero Dios el Señor llamó al hombre y le dijo: —¿Dónde estás?  El hombre contestó: —Escuché que andabas por el jardín, y tuve miedo porque estoy desnudo.  Por eso me escondí.  —¿Y quién te ha dicho que estás desnudo? —le preguntó Dios—.  ¿Acaso has comido del fruto del árbol que yo te prohibí comer?  Él respondió: —La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí.

:13  Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer: —¿Qué es lo que has hecho?  —La serpiente me engañó, y comí —contestó ella.

:20  El hombre llamó Eva a su mujer, porque ella sería la madre de todo ser viviente.

:21-24  Dios el Señor hizo ropa de pieles para el hombre y su mujer, y los vistió.  Y dijo: «El ser humano ha llegado a ser como uno de nosotros, pues tiene conocimiento del bien y del mal.  No vaya a ser que extienda su mano y también tome del fruto del árbol de la vida, y lo coma y viva para siempre.»  Entonces Dios el Señor expulsó al ser humano del jardín del Edén, para que trabajara la tierra de la cual había sido hecho.  Luego de expulsarlo, puso al oriente del jardín del Edén a los querubines, y una espada ardiente que se movía por todos lados, para custodiar el camino que lleva al árbol de la vida.

A Adán y Eva se les dio un sólo mandamiento, el cual ellos desobedecieron.  Entonces ellos intentaron hacerse aceptables a Dios por si mismos – representado por cubrirse con las hojas de higuera

Ambos les echaron la culpa a otros.  Ellos recibieron lo que merecían – La Justicia.  Entonces Dios les dio lo que no merecieron – La Graciarepresentada por el sustituto que Él escogió, un animalLa vida de un animal inocente fue sacrificada en consecuencia de su pecado.  Este sacrificio de un animal fue una representación del sacrificio máximo de Jesucristo en la cruz por los pecados de la raza humana entera. 


b)  La Pascua – otra ilustración del sacrificio de la sustitución de Cristo.

Éxodo 12:

:1  En Egipto el Señor habló con Moisés y Aarón.  Les dijo: ...

:12-13  »Esa misma noche pasaré por todo Egipto y heriré de muerte a todos los primogénitos, tanto de personas como de animales, y ejecutaré mi sentencia contra todos los dioses de Egipto.  Yo soy el Señor.  La sangre servirá para señalar las casas donde ustedes se encuentren, pues al verla pasaré de largo.  Así, cuando hiera yo de muerte a los egipcios, no los tocará a ustedes ninguna plaga destructora.

:21-22  Convocó entonces Moisés a todos los ancianos israelitas, y les dijo: «Vayan en seguida a sus rebaños, escojan el cordero para sus respectivas familias, y mátenlo para celebrar la Pascua.  Tomen luego un manojo de hisopo, mójenlo en la sangre recogida en la palangana, unten de sangre el dintel y los dos postes de la puerta, ¡y no salga ninguno de ustedes de su casa hasta la mañana siguiente!

:23  Cuando el Señor pase por el país para herir de muerte a los egipcios, verá la sangre en el dintel y en los postes de la puerta, y pasará de largo por esa casa.  No permitirá el Señor que el ángel exterminador entre en las casas de ustedes y los hiera.

:24-27  »Obedezcan estas instrucciones. Será una ley perpetua para ustedes y para sus hijos. Cuando entren en la tierra que el Señor ha prometido darles, ustedes seguirán celebrando esta ceremonia. Y cuando sus hijos les pregunten: “¿Qué significa para ustedes esta ceremonia?”, les responderán: “Este sacrificio es la Pascua del Señor, que en Egipto pasó de largo por las casas israelitas. Hirió de muerte a los egipcios, pero a nuestras familias les salvó la vida”». Al oír esto, los israelitas se inclinaron y adoraron al Señor,...

:29-30  A medianoche el Señor hirió de muerte a todos los primogénitos egipcios, desde el primogénito del faraón en el trono hasta el primogénito del preso en la cárcel, así como a las primeras crías de todo el ganado.  Todos en Egipto se levantaron esa noche, lo mismo el faraón que sus funcionarios, y hubo grandes lamentos en el país.  No había una sola casa egipcia donde no hubiera algún muerto.

Juan 1:29  ... Juan vio a Jesús que se acercaba a él, y dijo: «¡Aquí tienen al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!

1 Corintios 5:7  ... Cristo, nuestro Cordero pascual, ya ha sido sacrificado.

Los Israelitas estuvieron en esclavitud en Egipto.  Un cordero fue sacrificado como un sustituto.  Dondequiera que se veía sangre en los postes de la puerta de la casa los habitantes escaparon del juicio de Dios.  Cuando el Señor vio la sangre en los postes de la puerta, Él podía decir, “El juicio ya ha estado aquí”.  (Ejemplo: Uno de los lugares más seguros durante un incendio forestal es donde ya ha pasado).


c)  El sacrificio de Jesucristo como nuestro “Sustituto” fue el plan de Dios para nuestra salvación.

Isaías 53:4-6  Ciertamente Él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, ... Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre Él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.  Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino, pero el Señor hizo recaer sobre Él la iniquidad de todos nosotros.

2 Corintios 5:21  Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.

Gálatas 3:13  Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado de un madero.»

1 Pedro 3:18  Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, a fin de llevarlos a ustedes a Dios.  Él sufrió la muerte en su cuerpo, ...


4)  Soy salvo por Su amor, no porque lo merezca.

Juan 6:37  Todos los que el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo.

Juan 6:44  Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.

Romanos 3:10-12  Así está escrito: «No hay un solo justo, ni siquiera uno; no hay nadie que entienda, nadie que busque a Dios.  Todos se han descarriado, a una se han corrompido.  No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo

Romanos 4:4-8  Ahora bien, cuando alguien trabaja, no se le toma en cuenta el salario como un favor sino como una deuda.  Sin embargo, al que no trabaja, sino que cree en el que justifica al malvado, se le toma en cuenta la fe como justicia.  David dice lo mismo cuando habla de la dicha de aquel a quien Dios le atribuye justicia sin la mediación de las obras: «¡Dichosos aquellos a quienes se les perdonan las transgresiones y se les cubren los pecados!  ¡Dichoso aquel cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta

Efesios 1:3-8  Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo.  Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él.  En amor nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad, para alabanza de su gloriosa gracia, que nos concedió en su Amado.  En él tenemos la redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados, conforme a las riquezas de la gracia que Dios nos dio en abundancia con toda sabiduría y entendimiento.

Tito 3:3-8  En otro tiempo también nosotros éramos necios y desobedientes. Estábamos descarriados y éramos esclavos de todo género de pasiones y placeres. Vivíamos en la malicia y en la envidia. Éramos detestables y nos odiábamos unos a otros. Pero, cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador, él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia, sino por su misericordia. Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu Santo, el cual fue derramado abundantemente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador. Así lo hizo para que, justificados por su gracia, llegáramos a ser herederos que abrigan la esperanza de recibir la vida eterna. Este mensaje es digno de confianza, y quiero que lo recalques, para que los que han creído en Dios se empeñen en hacer buenas obras. Esto es excelente y provechoso para todos.


5)  ¿Cuál es la diferencia entre “la religión” y “el Cristianismo?”

La “religión” (en todo el mundo) enseña que hay algo que se puede hacer para hacerse aceptable ante Dios.  En cambio el “Cristianismo verdadero” enseña que solo lo que Cristo ha hecho en su favor puede hacerle aceptable ante Dios.

Juan 14:6  —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—.  Nadie llega al Padre sino por mí.

Hechos 4:12  De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos.


6)  Jesús dio un Resumen de la Salvación.

Juan 5:24  (Jesús dijo) Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida(un buen versículo para memorizar)

Juan 17:3  Y esta es la vida eterna: que Te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien Tú has enviado.  

La vida eterna no es un objeto, sino una calidad infinita de existencia con Dios.



1-3-Salvacion.pdf 1-3-Salvacion