1-16 La Madurez Espiritual

1-16 La Madurez Espiritual

El nivel de madurez espiritual de un creyente es “el grado en que la perspectiva de la vida desde el punto de vista de Dios se ha vuelto la perspectiva del creyente”

1)  ¿A qué se refiere cuando decimos “Crecer en Madurez Espiritual”?

El crecer en Madurez Espiritual se refiere al proceso en el que el Espíritu Santo transforma la mente de un creyente para así poder aumentar el fluir de Su vida (Su Agua Viva) a través de ese creyente.  A medida que aumenta el fluir de Su vida a través de mí, el resultado es que se produce cada vez más fruto del Espíritu Santo.  

El PERMANECER EN ARMONiA con el Espíritu Santo tiene que ver con si “puede” o “no puede” fluir la vida del Señor en cualquier momento a través de mí. 

LA MADUREZ ESPIRITUAL tiene que ver con cuanto de Su vida puede fluir a través de mí en cualquier momento (al permanecer en comunión con el Espíritu Santo).



2)  La Madurez Espiritual no consiste de cuanto conocimiento bíblico yo posea, sino más bien de cuán dispuesto he estado para permitir que el Espíritu Santo transforme mi entendimiento acerca de Él, y de la vida.

Jeremías 9:23-24  Así dice el Señor: «… Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que Yo soy el Señor, …

Juan 17:3  Y ésta es la vida eterna: que Te conozcan a Ti,…

Romanos 12:2  No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

2 Pedro 1:5-8  Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque estas cualidades, si abundan en ustedes, les harán crecer en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, y evitarán que sean inútiles e improductivos.

Colosenses1:10  para que vivan de manera digna del Señor, agradándole en todo. Esto implica dar fruto en toda buena obra, crecer en el conocimiento de Dios.

2 Pedro 3:17-18  Así que ustedes, queridos hermanos, puesto que ya saben esto de antemano, manténganse alerta, … crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. …


3)  Yo puedo limitar el fluir de Su vida a través de mí, por enfocarme en mis habilidades o limitaciones personales.

Mi tendencia natural es limitar a Dios de acuerdo a mi propio entendimiento sobre quién es Él y cómo Él obra. A medida que Él me entrena, Él me hablará acerca de las diferentes áreas de mi entendimiento que están restringiendo el fluir libre de Su vida en mí y a través de mí.

Yo necesito continuamente mantener la actitud de un discípulo (un aprendiz), un niño (deseoso de escuchar y creer), para así disminuir el tiempo que el Espíritu Santo necesite para enseñarme en cualquier área del entendimiento. Necesito permitirle acceso a cualquier área de mi vida, con la plena seguridad que Él sólo realizará los cambios que sean de beneficio para mí.

Miren cómo limitamos al Señor cuando sólo recordamos aquello que nosotros le hemos permitido hacer por nosotros en el pasado. Decimos, "Yo siempre fallo en esto, y siempre fallaré." Consecuentemente, no pedimos aquello que queremos. En vez de eso pensamos, “Es ridículo pedirle a Dios que haga esto." Si es que realmente es algo imposible, entonces es eso mismo lo que deberíamos pedir.

 (Taken from My Utmost for His Highest by Oswald Chambers – Feb. 29 (c) l935 by Dodd Mead & Co., renewed (c) 1963 by the Oswald Chambers Publications Assn., Ltd., and is used by permission of Discovery House Publishers, Box 3566, Grand Rapids MI 4950l. All rights reserved.)

A medida que crezco espiritualmente, mi enfoque cambiará de mis habilidades hacia Sus habilidades.

CUIDADO:  Es mi inflexible “resistencia” personal, la que obstaculiza a Dios, no mis debilidades.

2 Corintios 12:9-10  (Jesús le dijo a Pablo) … "Te basta con Mi gracia, pues Mi poder se perfecciona en la debilidad." Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, … porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Está bien reconocer mis propias habilidades honestamente, pero limitar el poder de Dios por la percepción mía de mis habilidades personales, es un insulto a Él.


4)  El Crecimiento espiritual debe continuar hasta que me vaya al cielo.

Una trampa para el creyente es la ilusión de que llegará de algún modo a un nivel espiritual después del cual el crecimiento espiritual continuará con un mínimo de molestia. Dios quiere ejercitar mi fe y profundizar mi comprensión de cómo Él piensa y obra, para que yo piense cada vez más como Él, y se produzca más fruto eterno.

A pesar de que cada paso de fe involucra un riesgo “percibido”, puedo descansar en la certeza de que yo nunca estoy fuera de la supervisión y el cuidado soberano de Dios, y que Él nunca permitirá que yo sufra más allá de lo que Su suficiente provisión de gracia pueda sostenerme.

El proceso continuará hasta que yo salga de esta tierra y esté en la presencia de Dios. Ten cuidado con la tendencia de estar satisfecho con el nivel de tu crecimiento espiritual.

Romanos 5:3-5  Y no solo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.

1 Corintios 10:13  Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. …

Santiago 1:2-4  ... considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos (maduros) e íntegros, sin que les falte nada.


5)  Ilustraciones Bíblicas del Proceso de maduración:

a)  Ríos De Agua Viva:  Un goteo se convierte en un arroyo, que se convierte en un río.

Juan 7:38-39  (Jesús dijo) De aquel que cree en Mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. Con esto se refería al Espíritu

Juan 4:14  pero el que beba del agua que yo le daré no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.

Mientras yo permanezca en comunión con el Espíritu Santo Su “Agua Viva” es libre de fluir a través de mi vida. Es mi madurez espiritual la que determina el volumen que pueda fluir de Su Agua Viva.

b)  Una Rama de la Vid:  Un brote se convierte en un tallo, luego en una rama.  Obviamente, al ir creciendo (madurando) la rama, ésta producirá más fruto.

Juan 15:1-2, 8, 16  (Jesús dijo) "Yo soy la vid verdadera, y Mi Padre es el labrador. … toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía.

:8  Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto

:16  No Me escogieron ustedes a Mí, sino que Yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. …

Romanos 7:4  Así mismo, hermanos míos, ustedes murieron a la ley mediante el cuerpo crucificado de Cristo, a fin de pertenecer al que fue levantado de entre los muertos. De este modo daremos fruto para Dios.

c)  El Proceso De Crecimiento/Madurez: Un infante (bebé, niño se convierte en un adolescente, quien a su vez se convierte en un adulto.

Características de un infante / bebé:

(1)  tiene mucha hambre,

(2)  es dependiente de otros,

(3)  es egocéntrico.

Etapas de crecimiento: El creyente inmaduro tiene la tendencia de enfocarse en sus necesidades y deseos propios, luego mientras va creciendo, su enfoque cambia hacia las necesidades de otros, y a medida que madura Dios mismo llega a ser su enfoque principal.

Salmo 73:25  ¿A quién tengo en el cielo sino a Ti?  Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra.

Infantes / Bebés / Niños:

1 Corintios 13:11  Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño.

1 Pedro 2:2  deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación,

1 Juan 2:12-13  Les escribo a ustedes, queridos hijos, porque sus pecados han sido perdonados por el nombre de Cristo. … Les he escrito a ustedes, queridos hijos, porque han conocido al Padre.

1 Tesalonicenses 2:7  … los tratamos con delicadeza. Como una madre que amamanta y cuida a sus hijos,

1 Corintios 3:1-3  (Pablo escribió) Yo, hermanos, no pude dirigirme a ustedes como a espirituales sino como a inmaduros, apenas niños en Cristo. Les di leche porque no podían asimilar alimento sólido, ni pueden todavía, pues aún son inmaduros. …

Hebreos 5:12-14  En realidad, a estas alturas ya deberían ser maestros, y sin embargo necesitan que alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de la palabra de Dios. Dicho de otro modo, necesitan leche en vez de alimento sólido. El que sólo se alimenta de leche es inexperto en el mensaje de justicia; es como un niño de pecho.…

1 Corintios 14:20  Hermanos, no sean niños en su modo de pensar. Sean niños en cuanto a la malicia, pero adultos en su modo de pensar.

Jóvenes:

1 Juan 2:14  (Juan escribió) … Les escribo a ustedes, jóvenes, porque han vencido al maligno. … Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque son fuertes, y la palabra de Dios permanece en ustedes, y han vencido al maligno.

Adultos (padres):

1 Corintios 13:11  (Pablo escribió) … cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño.

1 Corintios 14:20  … no sean niños en su modo de pensar. … pero adultos en su modo de pensar.

Hebreos 5:14  … el alimento sólido es para los adultos, para los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, pues han ejercitado su facultad de percepción espiritual.

1 Juan 2:13-14  (Juan escribió) Les escribo a ustedes, padres, porque han conocido al que es desde el principio. …

Todos los Creyentes (la Iglesia):

Colosenses 1:28-29  A este Cristo proclamamos, aconsejando y enseñando con toda sabiduría a todos los seres humanos, para presentarlos a todos perfectos (maduros) en Él. Con este fin trabajo y lucho fortalecido por el poder de Cristo que obra en mí.

Efesios 4:11-15  Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, … Así ya no seremos niños, … Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo.

Romanos 8:29  Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, …

El Crecimiento Espiritual De Jesús:   

Nota:  El crecimiento espiritual de Jesús no tuvo nada que ver con “el pecar”. Él nunca fue menos que “perfecto”. Él nunca fue desobediente, y nunca pecó.)

Lucas 2:40  El niño crecía y se fortalecía; progresaba en sabiduría, y la gracia de Dios lo acompañaba.

Lucas 2:42, 46-52  Cuando cumplió doce años, … (José y María) lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que le oían se asombraban de su inteligencia y de sus respuestas. … Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente.

Hebreos 2:10  En efecto, a fin de llevar a muchos hijos a la gloria, convenía que Dios, para quien y por medio de quien todo existe, perfeccionara mediante el sufrimiento al autor de la salvación de ellos.

Hebreos 5:8-9  Aunque era Hijo, mediante el sufrimiento aprendió a obedecer; y consumada su perfección, llegó a ser autor de salvación eterna para todos los que le obedecen,


 


¿Cuál es el siguiente paso después de terminar la Etapa 1?

Pulsa aquí para descubrir.