2-6 Puntos a Revisar

2-6 Discipulado – Puntos a Repasar

1) Nuestro deseo es presentar el concepto de discipulado como un compromiso de ser un padre espiritual a un discípulo.  En contraste, la idea prevalente es que “el discipulado” significa  simplemente una transferencia de conocimiento bíblico" que se lleva a cabo, generalmente en una clase o grupo.  Creemos que las reuniones de grupo juegan un papel importante en el sano crecimiento espiritual, pero no pueden reemplazar la tutoría personal.

2) Discutan la importancia de cada  uno de los cuatro componentes principales del discipulado personal (ver Lección 2-2).  ¿Por qué es tan importante el período inicial para el desarrollo espiritual de un nuevo creyente?

3) Si vemos a los nuevos creyentes como "bebés espirituales" en Cristo, parece lógico observar las características de un típico bebé humano.  Hay al menos tres rasgos notables:

  1. Tiene hambre
  2. Es dependiente de otras personas
  3. Piensa solo en sí mismo

¿Estas mismas características representan también al típico nuevo creyente?

4) Frecuentemente, a los nuevos creyentes no se les presentan conceptos espirituales esenciales porque existe el temor de que les van a ser muy complejos.  Así que el nuevo creyente puede concluir que sólo los creyentes avanzados pueden entender la vida cristiana.  Ninguno de los conceptos espirituales presentados en este currículo de discipulado es difícil de entender si se explica claramente.  Sin embargo, si se deja por su cuenta, muchos de los nuevos creyentes concluirán que la provisión de Dios para una vida cristiana sana dependerá totalmente de su comportamiento externo o comprensión bíblica.  Eso se le hará muy difícil al nuevo creyente.

5) Muchos creyentes resisten a hacer un compromiso con la tutoría de un nuevo creyente por las siguientes razones:

  1. No me siento adecuado
  2. No es mi don espiritual
  3. No tengo suficiente comprensión bíblica
  4. No quiero ser un hipócrita
  5. Estoy demasiado comprometido; etc.

Estas razones se basan en la evaluación de las capacidades personales, en lugar de confiar en la capacidad de Dios.  Muchos de estos creyentes se beneficiarían grandemente siendo entrenados como discipuladores.  ¿Cuántos padres tendrían niños si esperaran hasta sentir que sus habilidades paternales sean adecuadas?  ¿Algunas de estas razones le han afectado en el pasado o presente?  ¿Si es así, Dios le ha dado la victoria?

6) Pensando en como el modelo de vida de otros creyentes puede afectar al nuevo creyente, ¿cómo le ha afectado personalmente el modelo de vida de otros creyentes?  ¿Ha tenido un impacto positivo o negativo en su vida?

7) El entusiasmo común que se observa en la vida de un nuevo creyente, a menudo, se mal interpreta como una medida de entendimiento espiritual.  Oyen que son "nuevas criaturas en Cristo", pero pronto se encuentran con tentaciones similares a lo que experimentaban como incrédulos.  No nos debería extrañar que después de unos pocos meses, muchos nuevos creyentes se encuentren viviendo como incrédulos, habiendo intentado vivir la "nueva" vida.  Muchos siguen asistiendo a servicios religiosos y pueden participar en programas y eventos cristianos, pero “interiormente” están derrotados y fatigados, "haciendo su mejor esfuerzo." ¿Se parece esto a su experiencia personal?

8) El discipulado personal sirve para familiarizar al nuevo creyente con los objetivos generales que Dios tiene para su vida y con el proceso por el cual normalmente Dios logra su crecimiento espiritual.  Debido a que cada creyente es único, sólo el Espíritu Santo puede hacerse cargo del proceso de crecimiento espiritual.  A través del discipulado personal, nuestra intención es reducir el tiempo requerido para que el nuevo creyente aprenda cómo cooperar con el Espíritu Santo en el proceso de su crecimiento espiritual.  ¿Cuáles cree usted que deberían ser los resultados espirituales esperados de un discipulado sano?  ¿Por qué?

9) Dios ha provisto al menos tres medios para motivar al nuevo (o viejo) creyente a reconocer y someterse al señorío de Jesús.

  1. Idealmente cada nuevo creyente debe ser discipulado de manera individual, a fin de ayudarle en la transición del hábito de depender de sí mismo, al formar el hábito de depender de Dios.  Este contraste se presenta claramente en Proverbios 3:5-6.
  2. La persecución" es un instrumento que Dios también usa para acelerar la transición.
  3. A veces Dios usa una crisis" para lograr esta transición.  Tenemos que estar alerta por los creyentes que recién han pasado por alguna crisis, y por resultado ahora están dispuestos a reconocer Su señorío sobre su vida.  Solo el Espíritu Santo puede coordinar la crisis. 

    Mi responsabilidad es estar disponible para que Él pueda utilizarme en la vida de otro que está respondiendo a Él.  Muchas veces aun aquellos que han sido creyentes por mas tiempo resisten a los cambios, si es que nunca se han sometido a Su señorío.  Es que están acostumbrados a manejar su propia vida.

    ¿Si alguien le pidiera describir a un "discípulo bíblico", cómo respondería?

10) ¿Sabe usted cuál sería el don(es) espiritual(es) que el Espíritu Santo le ha dado?  ¿Cómo ha llegado a esta conclusión?  ¿Habrá observando la participación del Señor en su vida?  ¿Cómo lo ha utilizado el Señor para favorecer espiritualmente a otros?  ¿Otros creyentes le han hecho comentarios respecto a su don espiritual?  (Ver también la Lección 1-6, Punto 8)

Jesús no nos dijo que fuéramos por todo el mundo a hacer solo "convertidos"; más bien Él nos dijo que fuéramos a hacer "discípulos"

Mateo 28:18-20 Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: —Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

Cada creyente debe verse como un testigo potencial, y a la vez como un discipulador potencial, o sea un "padre espiritual"