1-4 La Anatomía Humana

1-4 La Anatomía de Todo Ser Humano

1)  El hombre fue una creación única de Dios, hecho aparte del resto de Su creación.  Sólo al hombre le fue dado un “espíritu”, mediante el cual él podré conocer a Dios.

Génesis 2:7 Y Dios el Señor formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.

 



1 Tesalonicenses 5:23  Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.  El que los llama es fiel, y así lo hará.

Romanos 8:16  El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.

1 Corintios 14:15  ¿Qué debo hacer entonces? Pues orar con el espíritu, pero también con el entendimiento; cantar con el espíritu, pero también con el entendimiento.




2)  Todos los animales fueron creados por Dios.

Génesis 1:20-25  Entonces Dios dijo: «Que las aguas se colmen de peces y de otras formas de vida.  Que los cielos se llenen de aves de toda clase».  Así que Dios creó grandes criaturas marinas y todos los seres vivientes que se mueven y se agitan en el agua y aves de todo tipo, cada uno produciendo crías de la misma especie.  Y Dios vio que esto era bueno.  Entonces Dios los bendijo con las siguientes palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense.  Que los peces llenen los mares y las aves se multipliquen sobre la tierra».  Y pasó la tarde y llegó la mañana, así se cumplió el quinto día.  Entonces Dios dijo: «Que la tierra produzca toda clase de animales, que cada uno produzca crías de la misma especie: animales domésticos, animales pequeños que corran por el suelo y animales salvajes»; y eso fue lo que sucedió.  Dios hizo toda clase de animales salvajes, animales domésticos y animales pequeños; cada uno con la capacidad de producir crías de la misma especie.  Y Dios vio que esto era bueno.

Sin embargo, no tienen un espíritu y no pueden razonar como los seres humanos.

Génesis 2:7  Y Dios el Señor formó al hombre[b] del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.   (Génesis 2:7 se refiere solo a los seres humanos)

Dios cuida a todos los animales como parte de su creación.

(Siempre han dependido de Dios y no han dañado su relación con Dios, lo que significa que Jesús no tuvo que morir por sus pecados.) 

Salmo 147:9  Él alimenta a los ganados y a las crías de los cuervos cuando graznan.

Mateo 6:26-30   Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta.  ¿No valen ustedes mucho más que ellas?  ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?  ¿Y por qué se preocupan por la ropa?  Observen cómo crecen los lirios del campo.  No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos.  Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe?